No parece haber sentado demasiado bien en VMware haber acabado siendo adquirida por Broadcom. No si hacemos caso a «Inside he chaos at VMware amid the Broadcom acquisition», un reportaje que esta semana publican en Business Insider y que refleja el clima de desconcierto que reina en la compañía desde que está en manos de sus nuevos dueños.

Como sabéis el pasado mes de mayo, Broadcom desembolsaba 61.000 millones de dólares para hacerse con el control de VMware, en lo que sin duda ha sido una de las mayores adquisiciones de una compañía tecnológica hasta la fecha. Desde entonces sin embargo las voces que han cuestionado esa adquisición (tanto desde fuera como desde dentro de la propia organización) se han multiplicado. La propia UE ha expresado sus dudas y este mismo verano anunciaba que examinaría con lupa la operación, anticipando incluso una posible investigación antimonopolio.

Dicho lo cual, el reportaje de BI hace refleja cómo son los propios trabajadores de VMware, los que al parecer menos satisfechos están con la nueva situación. Tanto es así que cuando han transcurrido poco más de seis meses desde la adquisición, un número significativo de los mismos o habrían abandonado la compañía o estarían considerando seriamente el hacerlo.

Entre los motivos que parecen motivar esta fuga de talento se encontrarían según las fuentes consultadas, un clima de incertidumbre sobre la nueva dirección que va a tomar la empresa a partir de ahora o la posibilidad de que Broadcom elimine la política de teletrabajo de la que hasta hace poco se beneficiaban los empleados de VMware. Más preocupante incluso, es que también los clientes de la compañía comienzan a sentir la tensión que se vive dentro de la multinacional y con los anunciados cambios en algunos modelos de negocio, algunos temen quedarse atrás.

De hecho, según señala la publicación americana, en este periodo de tiempo el ritmo de nuevos contratos con clientes se ha ralentizado y parte del talento de VMware ha comenzado a prestar oídos a las ofertas que de manera cada vez más insistente empiezan a llegar desde compañías como Amazon Web Services, Google o IBM, encantadas de poder «robar» a un rival directo a alguno de sus mejores profesionales.

Por si esto fuera poco, ese éxodo (de momento contenido) se estaría produciendo no solo en puestos técnicos, sino también en la dirección de algunos departamentos como marketing, cyber-estrategia o ingeniería, por lo que muchos de los clientes que hace unos días se dieron cita en el VMware Explore 2022, acudieron a la cita más en busca de respuestas, que de grandes novedades en software.

Fuente info
Autor: Rodolfo de Juana