Un estado de EEUU tiene en la actualidad más capacidad de centros de datos que Europa o China. Conocido como el pasaje de los centros de datos (Datacenter Alley), Virginia cuenta con la tercera parte de la capacidad de centros de datos de hiperescala de Estados Unidos, según Synergy Research Group. En total, además, en el segundo trimestre del año, Estados Unidos contaba con el 53% de la capacidad de centros de datos de hiperescala, medida en función de las cargas de tecnología críticas. El resto se divide de manera parecida entre China, Europa y el resto del mundo.

Aunque la cantidad de centros de datos de Estados Unidos no es muy sorprendente, el hecho de que buena parte de ella esté concentrada en un solo estado puede resultar chocante. Ya no es solo eso: es que está en unos pocos condados del norte de Virginia: Fairfax, Loundon y Prince William. En ellos, los centros de datos están sobre todo cerca de las ciudades de Ashburn, Sterling, Manassas y Chantilly. Amazon, en concreto, cuenta con gran cantidad de su infraestructura de centros de datos en la zona. Microsoft, Facebook, Google y ByteDance también tienen una presencia destacada en la zona.

Todo esto se desprende de un análisis realizado por Synergy de la presencia de centros de datos de 19 de las principales compañías de la nube y de servicios de Internet del mundo, y cubre los principales operadores de software, infraestructura y plataforma como servicio. También los de búsqueda, redes sociales, gaming y comercio electrónico.

Los tres principales proveedores cloud (Amazon, Microsoft y Google) son los que tienen mayor peso en este tipo de instalaciones. Cada uno tiene unos 130 de los 800 que hay por todo el mundo, y de ellos, al menos 25 en cada una de las principales zonas. En cuanto a capacidad, los que más tienen son Amazon, Google, Microsoft, Facebook, Alibaba y Tencent.

Fuera de Estados Unidos, el mercado chino es el que cuenta con la mayoría de infraestructura de hiperescala. En Europa, las principales ubicaciones para infraestructura de centros de datos son Irlanda y Países Bajos. Muchas empresas las eligen por los incentivos que ofrecen sus gobiernos.

Por tanto, la presencia de centros de datos en el mundo está en la mayoría de casos concentrada en unas pocas zonas, lo que tiene tanto ventajas como inconvenientes. En Virginia, por ejemplo, los nuevos proyectos de centros de datos están empezando a encontrar oposición, por la preocupación del uso de las tierras y por la calidad del agua. Además, el pasado mes de julio un informe alegó que la zona no tenía suficiente capacidad de generación de electricidad para todos los edificios e instalaciones que están planeados.

En Irlanda, el Consejo del Condado de Dublín Sur prohibió el pasado mes de junio la construcción de cualquier centro de datos en su territorio. A sus autoridades les preocupa que los centros de datos estén teniendo un impacto notable en la red de electricidad de Irlanda, y que el país es tenga que enfrentar a apagones si no se aborda el crecimiento de la demanda. No obstante, esta situación puede ser transitoria, ya que los expertos esperan que los centros de datos cuenten en el futuro con una distribución mayor.

John Dinsdale, Jefe de analistas de Synergy, ha señalado que «los operadores de hiperescala valoran muchos puntos cuando deciden dónde ubicar su infraestructura de centros de datos. Entre ellas, la disponibilidad de terreno edificable válido, los costes y las opciones de disponibilidad de suministro energético, la proximidad a los clientes, el riesgo de desastres naturales, los incentivos locales y procesos de aprobación, la facilidad de hacer negocios, y las dinámicas de negocios interna. Todo esto ha llevado a que haya algunos puntos calientes en hiperescala. Países Bajos e Irlanda han jugado siempre fuerte, ganando a países con economías más grandes, como Alemania y Reino Unido. Pero a nivel global, la región que estaca más es el estado de Virginia, en EEUU«.

Fuente info
Autor: Celia Valdeolmillos