Un accionista minoritario de la consultora francesa Atos, que no pasa por su mejor momento, pidió el pasado viernes la dimisión del Presidente de la compañía, mientras sus acciones cotizaban en mínimos de 30 años entre un creciente escepticismo ante su plan de reestructuración, que contempla su división en dos entidades independientes.

Según Reuters, Cyril Charlot, socio fundador de la inversora parisina Sycomore Asset Management, la principal petición de la entidad «es que el presidente dimita, y que los miembros de la junta que llevan más tiempo en ella sean sustituidos por miembros nuevos que gocen de un reconocimiento sólido en el sector TI«.

Desde Sycomore Asset Management, que tiene entre el 0,5% y el 1% de las acciones de Atos, señalan que han intentando «interactuar con la dirección y la junta en vano«, por lo que creen que es hora de alzar la voz, y creen que no son los únicos que van a hacerlo, porque creen que otros están también listos para hacer escuchar sus protestas.

Desde Atos, al parecer, no han querido hacer muchos comentarios al respecto, pero han señalado que la dirección de la compañía, y los membros de su junta directiva se reunieron con Sycomore AM el pasado mes de julio, y que ofrecieron a la gestora de activos varias respuestas por escrito a sus preguntas.

Asimismo, desde Atos han enviado a Reuters el siguiente comunicado al respecto: «Atos da mucha importancia a la calidad del diálogo con los accionistas, que es una prioridad para la junta, su presidente y la dirección del grupo«.

Las acciones de la consultora cayeron el pasado jueves un 15% después de que Goldman Sachs rebajase su calificación al nivel de «venta», alegando que su débil perfil financiero y su baja visibilidad pronosticaban un largo camino hacia su recuperación.

A la vista de esto, Chalot señaló que «la nota de Goldman Sachs muestra que la empresa ha perdido la confianza de los mercados y los inversores. Si no hay cambios en la junta será muy complicado que la empresa consiga contar de nuevo con la confianza de los inversores».

Su anterior CEO, Rodolphe Belmer, anunció el pasado mes de junio que abandonaría Atos después de que Atos presentase un plna para dividir la empresa en dos grupos, con la intención de externalizar y combinar sus activos más lucrativos, incluyendo si división de ciberseguridad,BDS.

Desde entonces, la consultora ha asegurado la financiación para su plan de reorganización, pero los inversores siguen vendiendo sus acciones, que hasta ahora han bajado un 75%. Charlot opina que «lo que se necesita es una gestión cuidadosa, el plan de división es demasiado ambicioso y complicado de implementar. El problema principal de la empresa que está mal gestionada, y que los márgenes de beneficio y el aumento de ventas están por debajo de la media del sector«.

Atos ha contestado por escrito que todo el grupo estaba comprometido a convertir su plan estratégico en un éxito, lo que beneficiará a empleados y accionistas, y tendrá como resultado un valor significativo a medio plazo para los inversores.

Fuente info
Autor: Celia Valdeolmillos