Elon Musk, CEO de Tesla, ha comentado recientemente que está impulsando los planes de su compañía para poder tener listos sus primeros coches totalmente autónomos a finales de este mismo año. Es un dato muy importante, pero debemos interpretarlo correctamente para no confundirnos ni cometer errores graves.

Lo primero que debemos tener en cuenta es que estamos hablando de coches totalmente autónomos, es decir, con un grado de autonomía superior al que tienen los modelos actuales de Tesla. Para entendernos, a día de hoy todos los Tesla que incluyen el Autopilot tienen un grado de conducción autónoma de nivel 3, lo que significa que cuentan con todo el hardware necesario para conducir de forma automática, y los resultados que ofrecen son buenos en general, pero mantienen el puesto del conductor y este debe estar alerta para retomar el control del coche cuando sea necesario.

Todo lo que hemos dicho en el párrafo anterior implica que los Tesla no ofrecen en realidad una conducción totalmente autónoma, y que siguen dependiendo de la figura del conductor en mayor o menor medida. Pues bien, a lo que se refiere Tesla cuando habla de coches totalmente autónomos a finales de año es al salto al nivel 4 de conducción autónoma, donde el coche ya no necesitará nuestra intervención.

Sin embargo, debemos tener claro que este nivel todavía no responde en sentido estricto a una conducción autónoma plena, ya que se mantendrá el puesto de conducción en la mayoría de los casos, debido a las limitaciones que todavía presentará este nivel, ya que puede no funcionar si no se cumplen todos los requisitos y condiciones, y esto sin un puesto de conductor como opción podría hacer que el coche acabe por dejarnos tirados.

El auténtico grado de conducción autónoma es el nivel 5. Este marcará la desaparición total del puesto de conducción, y el coche podrá funcionar en cualquier circunstancia y condición, es decir, equivale a ese nivel que hemos visto en películas y otras obras de ciencia ficción, en las que los vehículos controlados mediante una inteligencia artificial son capaces de funcionar tan bien como lo harían en manos de un humano.

La tecnificación del coche está avanzando a un ritmo increíble. A día de hoy las funciones de asistencia a la conducción más importantes, encuadradas en los niveles 1 y 2 de conducción automatizada (asistente de frenada y de cambio de carril, entre otras) ya están presentes en la mayoría de los coches que se comercializan a día de hoy, y puede que con el salto al nivel 4 se inicie ese proceso de democratización de la conducción autónoma de nivel 3.

Fuente info
Autor: Isidro Ros