No hay duda de que Renault es uno de los grandes del mundo del automóvil, y también es una de las empresas que mayor dependencia tiene de los semiconductores, debido a la profunda vinculación que existe a día de hoy entre los coches y la tecnología. Tanto es así que, como recordarán muchos de nuestros lectores, algunas marcas tuvieron serios problemas para seguir produciendo sus coches cuando explotó la última crisis de los semiconductores.

Durante las últimas semanas hemos visto signos claros que apuntan a una recuperación del mercado de los semiconductores, y según Fabrice Cambolive, jefe de operaciones de Renault, la producción de semiconductores mejorará notablemente en la segunda mitad de este año. Es una buena noticia, de eso no hay ninguna duda, ya que la recuperación del sector permitirá a las grandes marcas mejorar sus niveles de stock, y podría tener consecuencias positivas en los precios de venta, que deberían normalizarse y ser cada vez más bajos.

El mundo del automóvil tiene una dependencia muy marcada de los semiconductores, pero a diferencia de lo que ocurre con otros mercados, como el de los procesadores o el de las GPUs, los chips que se utilizan en coches no necesitan de un proceso de fabricación tan avanzado, es decir, se pueden fabricar sin problemas en nodos más antiguos. Estos nodos son mucho más económicos, y tienen una menor demanda, pero TSMC comentó recientemente que no tiene previsto aumentar su capacidad de producción en nodos antiguos, así que tenemos serías dudas sobre lo que podría ocurrir a corto, medio y sobre todo a largo plazo.

Con todo, creo que tenemos razones de sobra para ser positivos, ya que la demanda de semiconductores en general está cayendo, y esto implica una liberación de ciertos procesos de fabricación, lo que podría compensar hasta cierto punto la saturación en otros nodos menos avanzados. Lo importante es que ahora mismo las perspectivas para el sector de los semiconductores son buenas, pero no debemos caer en el error de pensar que su importancia se ha reducido por esa caída en la demanda, todo lo contrario, los semiconductores siguen siendo «el oro tecnológico del siglo XXI».

Veremos cómo evoluciona la situación en los próximos meses, pero la verdad es que no espero que se produzca una nueva escasez ni a corto ni a medio plazo. La pandemia de la COVID-19 sigue haciendo de las suyas, pero la demanda de semiconductores ha caído, y algunos de los mercados más importantes, como el de PC y otros componentes y dispositivos (memoria DRAM, memoria NAND Flash, smartphone, tarjetas gráficas y otros) se encuentran inmersos en una tendencia a la baja.

Fuente info
Autor: Isidro Ros