Qualcomm no va a pagar la multa que le puso la UE por el acuerdo que la compañía tenía con Apple en relación con sus modems. Según Reuters, la Unión Europea se ha rendido y no va a apelar la decisión tomada por el Tribunal General de la UE, el segundo tribunal de mayor nivel de la región, de dejar sin efecto la sanción por irregularidades en el proceso.

La sanción se impuso en 2018, después de que la Comisión Europea abriese una investigación por monopolio que estableció que entre 2011 y 2016, Qualcomm se impuso de manera ilegal a sus rivales a raíz de un acuerdo con Apple para que esta siguiese utilizando sus chips de banda base LTE durante cinco años. Qualcomm ya anunció poco después de conocerla que iba a apelarla.

Un tribunal congeló el pago de la sanción el pasado mes de junio, alegando que no había suficiente evidencia para probar que Apple o el mercado resultasen perjudicados por el acuerdo de Qualcomm con Apple. Y el Tribunal General ha criticado a la Comisión Europea por la gestión del caso, señalando que el derecho a la defensa de Qualcomm resultó afectado por irregularidades procedimentales en el juicio inicial.

Concretamente, los jueces han destacado que hubo «varias irregularidades procesales que afectaron al derecho a la defensa de Qualcomm e invalidan el análisis de la conducta alegada por la Comisión contra Qualcomm«. La empresa firmó su acuerdo exclusivo con Apple para la venta de módems para iPhone en 2011, y amplió en 2013 el acuerdo hasta finales de 2016. Entonces, la Unión Europea descubrió que a los fabricantes de chips rivales de Qualcomm «se les negó la posibilidad de competir de manera efectiva al importante negocio de Apple, sin importar lo buenos que fuesen sus productos«.

Varios documentos internos examinados por la UE antes de fijar la multa señalan que Apple «valoró seriamente» cambiar parte de su suministro de chipsets de banda base antes de que lo hiciese para el iPhone 7 . El acuerdo de pago exclusivo de Qualcomm se convirtió en uno de los principales motivos para que Apple no cambiase de proveedor, según la Comisión Europea.

Fuente info
Autor: Celia Valdeolmillos