Nokia dirigirá un proyecto de investigación sobre 6G financiado por el gobierno alemán y en el que participarán nada menos que 29 entidades, tanto académicas como industriales, sin olvidarse de las startups. Su finalidad es impulsar diversos esfuerzos de investigación y estandarización. Aunque en la actualidad todavía se están desplegando las redes 5G, las 6G podría estar ya disponibles para 2030. Por eso, diversas entidades ya están dando pasos para avanzar con ellas.

El proyecto, al que han llamado 6G-ANNA, cuenta además con el apoyo del Ministerio federal de educación e investigación de Alemania, que es la entidad que lo va a financiar con 38.400 millones de euros, y que tiene como finalidad dar un impulso a las agendas alemana y europea en relación con el 5G y su futuro a lo largo de los próximos tres años.

Sus investigaciones no se llevarán a cabo de manera aislada, ya que interactuará con otros grandes proyectos sobre 6G en Europa y Estados Unidos, con el fin de asegurar una estandarización global. Como parte de 6G-ANNA, Nokia se centrará en el diseño de una arquitectura 6G de extremo a extremo, además de trabajar en tres áreas tecnológicas clave: el acceso 6G, la red de redes y la automatización y simplificación de sistemas.