Que Meta haya declarado hace unas horas que está dispuesta a admitir «contenido para adultos» en su plataforma, puede ser indicativo de dos cosas: la primera que, efectivamente, este sea un campo que bajo determinadas circunstancias puede merecer la pena explorar en términos de negocio. La segunda, que Meta no tiene del todo claro qué es lo que quiere hacer con su «metaverso» y ha empezado a dar palos de ciego.

La compañía que acaba de anunciar que a partir de hoy sus Oculus Quest 2 serán 100 euros más caras sin incorporar ninguna característica adicional, se ha mostrado dispuesta a explorar un tipo de contenidos que siempre resultan conflictivos y que de hecho, no se permiten ni en Facebook ni en Instagram.

Los primeros pasos, indican fuentes próximas a la empresa, se darían en Horizon Worlds, un mundo virtual muy similar a lo que proponían los chicos de Second Life y que, con muchas limitaciones, es lo más parecido que hasta ahora ofrece la compañía en relación con el metaverso.

Hasta ahora, Horizon Worlds (antes Facebook Horizon) ha sido un espacio muy alejado de este tipo de contenidos y pensado de hecho, para que el metaverso sea un sitio seguro, como lo demuestra el hecho de que los usuarios pueden habilitar un «límite personal» en el juego para evitar comportamientos de acoso sexual por parte de otros avatares.

Sin embargo ahora la compañía ha remitido los desarrolladores una nueva política por la que a la hora de crear un «nuevo mundo», estos deberán establecer una clasificación en la que indican si incluyen contenidos para adultos o no. Ahora bien, ¿qué entiende Meta como contenidos para adultos?

En una guía que también ha remitido a los desarrolladores, la compañía indica que que el contenido «sexualmente sugerente» está permitido, incluyendo la desnudez parcial y las «posiciones sugerentes». Lo que (de momento) queda fuera de Horizon World con los contenidos pornográficos o sexualmente explícitos.

El cambio de política también abre las puertas a las representaciones de ciertos contenidos para adultos como la marihuana, el alcohol, el tabaco y el juego. Sin embargo, Meta pone el límite a las representaciones de drogas ilegales o del abuso de las mismas.

Siempre según la empresa, este contenido para adultos también puede incluir «contenido ficticio intenso o excesivamente violento»,como referencia a muchos de los juegos más populares en entornos de realidad virtual. Sin embargo, las representaciones de violencia en la vida real siguen estando prohibidas.

Fuente info
Autor: Rodolfo de Juana