Los trabajadores españoles, al igual que los del resto de países, son más felices y productivos si en su empresa han adoptado el modelo híbrido y disfrutan de él. Así lo refleja el estudio Hybrid Work 2022 de Cisco, que ha realizado entre trabajadores de distintos países, y que además de los efectivos que el trabajo híbrido provoca en los empleados de las empresas, también ha analizado los desafíos que tienen que afrontar las organizaciones para que su cultura sea más inclusiva, así como para mejorar la experiencia de sus trabajadores.

El estudio, presentado por Michel Rodríguez, Director de colaboración de Cisco España, refleja que tres de cada cuatro españoles de los que han participado en la encuesta realizada para la elaboración del informe creen que pueden realizar sus tareas con el mismo éxito a distancia y en la oficina. Y un 58% asegura que con el trabajo híbrido han mejorado tanto la productividad como la calidad del trabajo.

Mientras tanto, a nivel global, el 76% de trabajadores encuestados aseguran que pueden realizar su trabajo de forma plena en remoto, y un 60% ven una mejora en la calidad del trabajo y en el índice de productividad.

El informe de Cisco revisa el impacto que ha tenido el trabajo híbrido en cinco categorías de bienestar: emocional, financiero, mental, físico y social. Y el 77% de trabajadores españolas, así como el 78% de los trabajadores del resto del mundo, aseguran que han mejorado en todas ellas.

En cuanto a conciliación, el 80% de los encuestados en España perciben que tienen mayor equilibrio entre su vida laboral y personal con el trabajo híbrido, frente a un 79% a nivel mundial de media. En su opinión, han contribuido a esta mejora los horarios de trabajo flexibles (62% de españoles y de media global) y la reducción o eliminación de los tiempos de desplazamiento (un 57% en España frente a un 53% en global).

El trabajo en remoto ha permitido a un 52% de trabajadores españoles ganar cuatro horas o más para su vida privada, mientras que en el resto del mundo las han ganado el 64% de trabajadores. Un 18% de españoles aumenta esta cifra hasta las ocho horas o más, que también han ganado, de media, el 26% de los encuestados a nivel mundial.

El 50% de los trabajadores españoles pasaron ese tiempo con familia, amigos y mascotas, frente al 45% global. Un 68% de los españoles indican que el teletrabajo ha mejorado sus relaciones familiares, lo mismo que indican un 74% del total de encuestados. Mientras, un 45% ha reforzado sus relaciones con los amigos, lo que ha hecho, de media, el 58% del total de encuestados para el estudio.

Además de una mejora de las relaciones y ganar tiempo, el teletrabajo también ha permitido ahorrar a los trabajadores. Es lo que han conseguido el 74% de los encuestados en España, y el 76% de los trabajadores de todo el mundo. De media, en España han ahorrado más de 7.000 dólares anuales, frente a los 8.000 que han ahorrado de media en el mundo. Un 90% ha gastado menos en combustible y desplazamiento, y lo señalan como su principal fuente de ahorro, frente al 87% global. Un 79% en España ha gastado menos en comida y entretenimiento, lo mismo que un 74% en el mundo.

Un 84% de españoles creen que pueden mantener dicho ahorro a largo plazo, lo mismo que un 86% de los del resto del mundo, y un 70% de españoles, y un 69% de trabajadores en el mundo tendrían esto en cuenta al cambiar de trabajo.

El 63% de los españoles creen que con el teletrabajo mejoró su forma física, frente al 68% en el mundo. Un 70% de españoles hacen más ejercicio mientras tanto, lo que también consideran el 71% en el mundo. Y un 65% de españoles y un 68% en el resto del mundo creen que el trabajo híbrido ha impactado de manera positiva en sus hábitos de alimentación.  Un 57% en España aseguran que su nivel de estrés ha bajado, y un 20% están más relajados y menos presionados.

Un 80% de los trabajadores españoles y del resto del mundo apuestan por el trabajo híbrido o solo remoto, pero solo un 17% de españoles creen que su empresa está muy preparada para el trabajo híbrido, frente al 39% global. Además, un 70% de españoles creen que tener problemas de conectividad de manera regular limita las tareas al trabajar en remoto, lo que creen también, de media, un 62% de trabajadores de todo el mundo.

Un 85% cree que la infraestructura de red es esencial para una experiencia de teletrabajo optimizada, casi el mismo porcentaje que el en resto del mundo: 84%. Pero solo el 66% cree que su empresa tiene en la actualidad la infraestructura de red adecuada, frente al 68% mundial.

El 77% de españoles ve a la ciberseguridad como fundamental para el trabajo híbrido en España, y un 64% apunta que su organización tiene la capacidad y protocolos adecuados para mantener un buen nivel de seguridad online. Solo un 60% de encuestados en España creen que todos los empleados de su empresa entienden los riesgos tecnológicos y online del trabajo híbrido, porcentaje que aumenta ligeramente en el caso de los directivos: los encuestados creen que los entienden un 62% de directivos.

Solo un 40% cree en España que el trabajo en remoto dificultará la relación con los compañeros, y el 36% con la empresa. Son porcentajes notablemente mejores que los de la media mundial, que apunta respectivamente a un 59% y un 57% en estos casos. Además, un 72% de los encuestados en España creen que su jefe confía en que mantendrán la productividad cuando teletrabajan, pero solo el 58% confía en que sus compañeros harán lo mismo.

Estos datos apuntan a que es necesario un mayor nivel de inclusividad en la cultura de las empresas. El 74% de los trabajadores españoles aseguran que su empresa tiene que replantearse tanto su mentalidad como su cultura. Así, los españoles demandan más flexibilidad en la definición de las horas de trabajo en un 55% de los casos (60% en el mundo), mientras que un 60%, tanto en España como en el resto de países, destacan el bienestar y el equilibrio entre vida laboral y personal como puntos a mejorar.

Por eso, Michel Rodriguez está convencido de que «el trabajo híbrido ha llegado para quedarse. Tanto los empleados como las empresas reconocen beneficios tangibles en los indicadores clave, desde la mejora del bienestar hasta la mayor productividad y rendimiento. No obstante, aún hay que superar algunos retos, como construir cultura más inclusiva, diseñar estrategias de compromiso y adoptar una infraestructura tecnológica adecuada».

Fuente info
Autor: Celia Valdeolmillos