Los fabricantes de PCs de marca registrarán este año unos niveles de ventas de equipos al nivel que tenían antes de la pandemia. Esto se debe, según Digitimes, a una segunda mitad de año peor de lo esperado. Además, el crecimiento de ventas de PCs que estimuló la pandemia para poder seguir trabajando y estudiando desde casa, se ha frenado al volver en la mayoría de países a una situación normal y a la desaparición, total o parcial, del teletrabajo.

Varias marcas de PC, entre las que estan Acer, Asustek Computer, HP, Dell y Lenovo, han ajustado sus objetivos de ventas para 2022 varias veces. Y en todos los casos, el resultado final es el mismo: las ventas anuales de portátiles y ordenadores de escritorio volverán a los niveles de ventas de 2019, o serán solo ligeramente más elevados. A pesar de que era prácticamente seguro que el auge inducido por la pandemia en la venta de equipos sería temporal, en 2021 y todavía a principios de 2022 muchas cadenas de suministros confiaban en que todavía en 2022 tendrían buenas ventas de PCs.

Entonces creían que podrían mantener el crecimiento incluso si la demanda frenaba. Pero diversos factores económicos y políticos que se han dado en 2022 han dado como resultado previsiones inexactas y una caída de la demanda que ha sido superior a lo esperado.

Intel, AMD y Nvidia eran en principio optimistas sobre el crecimiento en 2022, arengando a las cadenas de suministro y a sus clientes a aumentar su capacidad de producción y sus pedidos. Pero ahora, tras sufrir pérdidas en el segundo trimestre, tanto Intel como AMD esperan que las ventas de PCs basen entre un 10% y un 15% este año. Los beneficios de Nvidia también han sufrido un revés, y todo apunta a que el rendimiento general de la compañía en 2022 registrará una caída significativa.

Según la cadena de suministros de ordenadores, la demanda de los consumidores a nivel global ha bajado notablemente por las presiones de la inflación. Además, los costes de fabricación y los precios de los productos han subido. Además, han confirmado que la temporada alta tradicional de la segunda mitad del año será lenta, debido a los débiles mercados de consumo de Europa, Estados Unidos y China. Las ventas de portátiles, equipos de escritorio, placas base, tarjetas gráficas y monitores han bajado de manera notable. Incluso se ha ralentizado el crecimiento de la venta de servidores, y ha sido menor de lo esperado.

En 2021, las ventas de ordenadores Lenovo llegaron a ser de unos 81 millones de unidades. A principios de 2022 la compañía esperaba mantener el crecimiento este año pero desde entonces ha revisado a la baja su objetivo hasta los 68 millones de unidades para 2022. Achacan esta rebaja a diversos factores, como a los confinamientos por el COVID y los cortes de electricidad en China. La cadena de suministro espera que Lenovo venda unos 65 millones de unidades de ordenadores en 2022, solo un poco más de lo que vendió en 2019.

HP confiaba a principios de año que sus ventas de 2022 llegarían a los 85 millones de unidades, después de haber vendido 73 millones de unidades en 2021. HP ya ha revisado su objetivo hasta dejarlo en 59 millones de unidades, menos que los 62 millones que vendió en 2019.

En cuanto a Asustek, que vendió más de 20 millones de portátiles en 2021, y con base en la tasa de inventario que tienen, y en cómo va bajando, esperan que sus ventas anuales de PCs en 2021 caigan entre un 10% y un 15%. También van a bajar sus ventas de unidades de tarjetas gráficas y placas base. Acer esperaba vender 22 millones de ordenadores en 2022 después de vender 20 millones de unidades en 2021, pero ahora solo esperan vender 14 millones de equipos.

Los fabricantes de ordenadores creen que la reducción del stock de equipos que acumulan se completará en la primera mitad de 2023, y que las ventas anuales de equipos comenzarán a subir de nuevo a partir de 2023. HP ya anticipa que para el próximo año venderá 65 millones de unidades, y Asustek fija su objetivo en más de 17 millones de equipos. Por otro lado, Apple es la única empresa que ha seguido manteniendo un crecimiento constante anual de sus ventas en los últimos años.

Fuente info
Autor: Celia Valdeolmillos