A pesar de la situación geopolítica cambiante y la presión de la inflación, la inversión en seguridad de tecnología en Europa seguirá subiendo a ritmo constante, con un crecimiento interanual del 10,8% esperado para 2022, según los datos de la consultora IDC, hasta llegar a los 47.000 millones de dólares. Por otro lado, la previsión para el periodo quinquenal de entre 2021 y 2026 contempla un crecimiento sostenido anual del 9,4%, lo que hará que el gasto en este área llegue a los 66.000 millones de dólares en 2026.

Los servicios de seguridad serán los que concentren la mayor parte de la inversión en el periodo previsto, impulsados por la falta de profesionales expertos en ciberseguridad. Mejorarán un 10,2% anual. Los servicios representarán además la mayor categoría de gasto, seguidos por el software y el hardware.

La mayor tasa de crecimiento interanual en seguridad en TI en 2022 de Europa se dará en la República Checa. En ambos países crecerá por encima del 15%. Entre 2021 y 2026, la República Checa será todavía el país de mayor crecimiento, seguida por un bloque de Europa occidental compuesto por Bélgica, Francia, Alemania y Suiza.

La banca es el sector europeo que más va a invertir en seguridad en TI en 2022: más de 6.000 millones de dólares. Más avanzada en madurez en ciberseguridad, la banca es la que más va a aumentar el gasto, con el foco sobre todo en el desarrollo de la ciberresiliencia. La manufactura discreta y los servicios profesionales serán el segundo y tercer sector en el que más se invierta en seguridad en 2022. Respectivamente, cada uno invertirá más de 5.000 y más de 4.000 millones de dólares.

Con ciberataques cada vez más complejos y de mayor envergadura, las empresas de manufactura discreta tienen que asegurar sus huecos de defensa en TI. En cuanto a las empresas de servicios profesionales, las empresas están poniendo más el foco en la nube y en soluciones de seguridad de punto final.

Las organizaciones gubernamentales, no obstante, serán las que tiren hacia arriba de la inversión en seguridad TI en 2022. La inversión de este tipo de entidades en dicho concepto crecerá un 11,9%, seguidas por los transportes y las ventas al por mayor. Ambas áreas registrarán una inversión en seguridad para TI por encima del 11%.

Las tres principales prioridades en cuanto a seguridad del sector gubernamental son la protección de las cargas de trabajo en la nube, las plataformas de colaboración de seguridad y la seguridad de datos. En transportes la principal preocupación es la seguridad de la cadena de suministro, y para las ventas al por mayor lo es una mayor seguridad en el edge y la protección de los dispositivos remotos y los sistemas de pago contactless.

Stefano Perini, Responsable de investigación de Datos y analíticas europeas de IC, ha recordado que «la evolución del mercado de la ciberseguridad europea sigue avanzando a gran velocidad. El aumento del panorama de amenazas, el cambio a entornos de trabajo híbridos y una dependencia mayor de los servicios cloud han aumentado la superficie de ataque que necesita protección y vigilancia de una organización. Esto ha impulsado a las organizaciones europeas a actualizar su infraestructura de seguridad, especialmente en cloud, red y seguridad de datos«.

Fuente info
Autor: Celia Valdeolmillos