La banca como servicio se convertirá en un servicio de adopción popular de aquí a dos años. Y según Gartner está entre las cuatro tecnologías con mayor potencial transformador del sector de aquí a un par de años. Según esta consultora, el 30% de los bancos con más de 1.000 millones de dólares en activos lanzará servicios de banca como servicio (BaaS) para conseguir nuevos ingresos para finales de 2024. Eso sí, la mitad no cumplirá las expectaciones de ingresos que tenían como objetivo.

Las otras tres tecnologías que tienen potencial para conseguir niveles elevados de transformación en la banca son los chatbots, la nube pública para la banca y las apps de pagos por mensajería social. A la vista de cuáles son, los CIOs de las entidades deberían tener en cuenta cómo las innovaciones clave están dando forma a su sector, y dar prioridad a sus estrategias de inversión en tecnología de acuerdo con ellas.

La banca como servicio es la que más potencial tiene para ocasionar cambios notables. Está ganando relevancia tanto para los bancos como para compañías que no son bancos pero que aspiran a establecer, o mejorar, flujos de negocio directos e intermediados.

La BaaS puede ser un conjunto discreto o amplio de funciones de servicios financieros expuestas por entidades reguladas o bancos estatales para dar impulso a nuevos modelos de negocio desplegados por otros participantes en el mercado de la banca, como las fintech, los neobancos, los bancos tradicionales y otros.

Las entidades participantes en el mercado se ven arrastradas cada vez más a modelos corporativos que permiten experiencias de clientes mejoradas. Entre ellas unas funciones más ricas, más variedad de productos y experiencias de cliente innovadoras. Los participantes en el sector que no son bancos se benefician de un acceso de entrada rápido al mercado de la banca gracias al aprovechamiento de la licencia de una entidad regulada, en vez de buscar su propio acceso.

Los chatbots son uno de los casos principales del uso de la Inteligencia Artificial en bancos, y tendrán impacto en todas las áreas con comunicación entre máquinas y humanos. Aunque se utilizan sobre todo en atención al cliente, gestión de servicios TI o recursos humanos, los usos de los chatbots son muy diversos.

El cambio de «el usuario aprende el interfaz» a «el chatbot aprende lo que quiere el usuario» tiene implicaciones para la entrada, formación, productividad y eficiencia en el puesto de trabajo.

La sofisticación del mercado de plataformas conversacionales de Inteligencia Artificial para empresa ha llevado al desarrollo de herramientas para bancos mejoradas, que se utilizan para desarrollar y mantener chatbots que emplean recursos que no son del departamento de TI. La operacionalización de las unidades de negocio ajenas a TI está llevando la producción de chatbots a ser una actividad más productiva.

En cuanto a la adopción de la nube pública, se está convirtiendo en un elemento muy transformador para el sector de la banca, ya que los bancos pueden conseguir con ella un nivel de eficiencia y agilidad mayor gracias al paso de cargas de trabajo a la nube.

La nube pública para banca ofrece software específico en un ecosistema de nube pública integrando estas aplicaciones en distintos grados, que van desde la base en la nube hasta ser completamente nativo.

Los bancos consiguen agilidad escalando con rapidez hacia el crecimiento y el decrecimiento para soportar cambios a demanda, así como el cumplimiento de las normativas cubriendo necesidades temporales. Los recursos se liberan para el desarrollo de activos digitales centralizándolos y optimizándolos.

Los costes fijos se reducen evitando infraestructuras sobredimensionadas, y se optimizan las estructuras de costes. Los bancos pueden también centralizar aplicaciones y plataformas que facilitan el desarrollo y la prueba, evitando duplicados y solapamientos.

Las apps de pago por mensajería social se apoyan en plataformas de mensajería instantánea para originar transacciones de pago. La interfaz de las apps de mensajería se utiliza para registrar las cuentas de pago, así como para iniciar y monitorizar la actividad transaccional relacionada.

La modernización de la infraestructura de pago, y la capacidad de usar la banca abierta y las APIs de pago ofrecen nuevas entradas a las apps de mensajería social para ofrecer servicios de pago.La adopción de apps de mensajería social ha transformado el comportamiento tanto de compra como de pago. Sobre todo en Asia, con apps como Kakao Pay, WeChat Pay y WhatsApp Pay.

Según Jeff Casey, Analista Director de Gartner, «estos bancos tienen habitualmente ambiciones de generar y diversificar sus flujos de negocio, o en menor grado, aspiran a extender inversiones regulatorias ya hechas, como PSD2 en Europa, en máquinas generadoras de ingresos. Las innovaciones en tecnología, como estas, están impulsando la actividad de competencia de bancos y no bancos, influyendo en la demanda de los clientes de productos y servicios, y modelando las acciones de los reguladores a nivel global«.

Fuente info
Autor: Celia Valdeolmillos