Computación cuántica a escala, un desafío importante que llevamos intentando superar desde hace años, y al que Intel y QuTech han logrado dar respuesta con un avance muy importante, ya que han sido capaces de fabricar los primeros cúbits de silicio a escala. Es todo un logro que confirma principalmente dos cosas: que la computación cuántica todavía nos queda «un poco grande», y que ha sido posible superar el problema que presentan este tipo de cúbits en lo que a errores se refiere.

Sobre el primer asunto, no es un secreto que la computación cuántica todavía se encuentra en una etapa temprana, y que probablemente tendrán que pasar varias décadas antes de que este tipo de computación pueda posicionarse al nivel que ocupa actualmente la computación tradicional, basada en bits. Como sabrán nuestros lectores habituales, en la computación tradicional un bit puede adoptar un valor único de 0 y 1, mientras que la computación cuántica un cúbit puede adoptar el valor de 0 y 1 al mismo tiempo.

En cuanto al segundo tema, al fabricar cúbits de silicio surgía un importante problema por la aparición de errores que no siempre era posible subsanar. Dicho tipo de cúbits son propensos a errores, y si estos se producen con demasiada rapidez no siempre es posible corregirlos en tiempo real, con todo lo que ello supone.

He querido explicaros todo esto porque es necesario para contextualizar, y para entender mejor, la importancia de lo que han conseguido Intel y QuTech, la creación de los primeros qubits de silicio a escala. Para esto se ha utilizado un proceso de litografía óptica de 300 mm en la planta de fabricación que Intel tiene en Hillsboro, Oregón.

Ese proceso puede fabricar más de 10.000 matrices con varios cúbits de silicio-espín integrados en una sola oblea, y con un rendimiento superior al 95%. Obvia decir que es un logro muy importante, tanto por número de cúbits como por rendimiento, que supera a todos los procesos alternativos que se utilizan actualmente y que demuestra, además, que se pueden producir cúbits de silicio a escala utilizando las mismas fábricas dedicadas a semiconductores.

Jim Clarke, director de hardware cuántico en Intel, ha comentado:

«La computación cuántica tiene el potencial de ofrecer un rendimiento exponencial para ciertas aplicaciones en el espacio de la computación de alto rendimiento. Nuestra investigación demuestra que un ordenador cuántico a gran escala no sólo es factible, sino que podría producirse en una fábrica de chips actual. Estamos deseando seguir trabajando con QuTech para aplicar nuestra experiencia en la fabricación de silicio para liberar todo el potencial de la cuántica».

Fuente info
Autor: Isidro Ros