Una interesante filtración nos ha dejado ver las especificaciones clave de los Intel Xeon Emerald Rapids, una nueva generación de procesadores profesionales del gigante del chip que llegarán después de Sapphire Rapids. Esto quiere decir que estarán dos generaciones por encima de la serie Xeon Ice Lake-SP, y ofrecerán mejoras importantes a nivel de rendimiento.

Los Intel Xeon Emerald Rapids tendrán el mismo diseño que los Sapphire Rapids, lo que significa que Intel volverá a utilizar un diseño basado en «tiles» o bloques interconectados que serán capaces de trabajar como si se tratase de un diseño de núcleo monolítico. Sabemos que Sapphire Rapids contará con cuatro «tiles» interconectados, y lo más probable es que los Xeon Emerald Rapids mantengan esa misma cantidad de bloques.

Echando un vistazo a las especificaciones que se han filtrado, y a la información que la ha acompañado, descubrimos que los Intel Xeon Emerald Rapids van a contar con una configuración de hasta 64 núcleos y 128 hilos. A diferencia delo que ocurre con la serie Alder Lake-S, una generación de procesadores de alto rendimiento para consumo general, los Xeon Emerald Rapids no tendrán una división entre núcleos de alto rendimiento y núcleos de alta eficiencia. Solo utilizarán núcleos de alto rendimiento.

Esta nueva generación utilizará el socket E, tendrá un TDP de entre 125 y 350 vatios, estarán fabricados en el nodo Intel, ofrecerán una alta escalabilidad gracias a su soporte de configuraciones de uno, dos cuatro y hasta ocho sockets, contarán con las últimas tecnologías de aceleración de Intel, incluyendo Data Streaming Accelerator, QuickAssist Technology, Dynamic Load Balancer, Advanced Matrix Extension e Intel In-memory Analytics Accelerator.

Cada CPU podrá trabajar con una configuración de memoria DDR5 de ocho canales a un máximo de 5.600 MHz si se utilizan dos módulos por canal o 4.800 MHz en caso de que se utilice un módulo por canal (uno o dos DIMM por canal). El sistema UPI (Ultra Patch Interconnect) tendrá un modo de 20 GT/s, lo que supone una mejora clara frente a los 16 GT/s de Sapphire Rapids. El gigante del chip también añadirá las instrucciones  TDX (Trust Domain Extensions), que se utilizan en máquinas virtuales aisladas por hardware.

Otros detalles importantes que han quedado confirmados en esa filtración son el soporte de PCIe Gen 5 y la inclusión de numerosas características de seguridad. No tenemos todavía una fecha de lanzamiento exacta, pero Intel ha venido apuntando a 2023. Viendo el retraso que ha sufrido Sapphire Rapids, es probable que los Xeon Emerald Rapids no lleguen hasta finales de dicho año, siempre que todo vaya bien y no se produzcan más retrasos en el lanzamiento de Sapphire Rapids.

Fuente info
Autor: Isidro Ros