Google Cloud ha anunciado la disponibilidad en fase de pruebas de nuevas máquinas virtuales basadas en ARM, además de un sistema de programación de tareas completamente gestionado y llamado Batch.

Las máquinas virtuales formarán parte de una nueva gama de máquinas virtuales de gama alta de Google: Tau. Se han diseñado para cargas de trabajo a escala, como aplicaciones grandes desarrolladas en Java, servidores web y transcodificación multimedia. Estarán basadas en procesadores Ampere Altra de ARM, y ofrecerán rendimiento elevado con un solo hilo, lo que las hace adecuadas para cargas de trabajo nativas cloud y a escala.

En cuanto a Batch, se trata de un sistema de programación de tareas completamente gestionado y diseñado para aplicaciones que necesiten una potencia de computación elevada. Las tareas de Batch gestionan de manera automática sus propios recursos de computación, lo que facilita el trabajo a los clientes y les permite ejecutar miles de tareas con un único comando. Está diseñado, sobre todo, para tareas de computación de alto rendimiento, Inteligencia Artificial, machine learning y proceso de datos. Entre ellas están la secuenciación de genomas, el renderizado multimedia, el modelado de riesgos financieros y la automatización del diseño electrónico.

Ambos anuncios se han realizado en el marco del evento Spotlight de Google Cloud, en el que también se han anunciado varios aspectos nuevos del servicio. Entre ellos está la estabilización de precios para la función Spot VM de Google Cloud, que permite que las cargas de trabajo tolerantes a retrasos se ejecuten aprovechando los ciclos en los que la maquinaria de Google a está detenida con un descuento notable del precio que tienen los servicios a demanda de la empresa.

Otra de las novedades es Cloud TPU v4, unos pods de aprendizaje que ya están disponibles para el público en general a través de un nuevo hub de machine learning. Además, Google Cloud ha hablado de nuevas funciones de seguridad en el evento, como Confidential VMs, es decir, máquinas virtuales confidenciales.

Su característica principal es que es imposible ver los datos que hay en ella. No se puede hacer ni con un depurador, en el momento en el que estás fuera del entorno de ejecución de confianza de la propia máquina virtual. Además, Google Cloud ha desvelado un nuevo Sistema de detección de intrusiones, que emplea el machine learning para analizar amenazas y que es capaz de actualizarse de manera automática con regularidad.

Fuente info
Autor: Celia Valdeolmillos