Google Cloud ha anunciado varias novedades en cuanto a servicios de almacenamiento para empresas, para lo que ha aprovechado su evento A Spotlight on Storage. La primera es Google Cloud Hyperdisk, un disco persistente de última generación que permite ajustar, de manera dinámica y sin complicaciones, el rendimiento de un almacenamiento en bloques a la carga de trabajo. Con él, una empresa puede hacer un aprovisionamiento de IOPS y contar con caudal independiente para distintas aplicaciones. Además, ofrece la posibilidad de cambiar, de manera adaptativa, el rendimiento de cada aplicación a lo largo del tiempo.

Otra de las novedades es la llegada de los Archivos compartidos múltiples de Filestore para GKE. Con este servicio, los adminitradores pueden crear con facilidad una instancia de Filestore y asignarle usos compartidos simultáneos de partes del almacenamiento. En uno o en miles de clústeres de GKE. Además ofrece mejoras relacionadas con el almacenamiento en segundo plano, que se gestiona mientras se ejecuta la aplicación en GKE, y cuenta con una disponibilidad de almacenamiento regional del 99,99%.

Por otro lado, Cloud Storage cuenta con una nueva función: Autoclass. Su tarea es facilitar la gestión del almacenamiento y ayudar a optimizar los costes. La función mueve de manera automática objetos a clases consideradas más frías o más calientes. Esta consideración se hace en función del momento en el que se produjo el acceso a ellas, aunque también se realiza de acuerdo con diversas políticas predefinidas. Se trata de una opción de gestión automatizada y basada en políticas, que permite a los clientes dejar de realizar dicha operación, así como el control de costes, de manera manual.

Los clientes de Google Cloud tendrán también una nueva función que les permita obtener más datos útiles sobre las opciones de almacenamiento, de manera que tengan más facilidades para la gestión y la optimización de su almacenamiento y operaciones en la nube. Es Storage Insights, que aporta información procesable de objetos almacenados en Cloud Storage. Su objetivo es ofrecer a los administradores la información necesaria para la toma de decisiones sobre gestión de almacenamiento.

La compañía también ha puesto en marcha un servicio de copia de seguridad y recuperación ante desastres en Google Cloud, con el que proteger datos y aplicaciones. Se trata de una solución de protección de datos integrada para aplicaciones y bases de datos críticas, que permite gestionar de manera centralizada las políticas de protección de datos y recuperación de desastres desde la consola de Google Cloud.

Además de estas novedades, Google Cloud ha ampliado el número de regiones dobles en Cloud Storage, además de confirmar que las funciones de replicación turbo ya están disponibles en nueve regiones y tres continentes. Con ellas se puede disponer de un bucket único con un RTO (tiempo objetivo de recuperación) de cero, y de manera opcional con un RPO (tiempo objetivo de recuperación) de menos de 15 minutos. Aparte de esto, las funciones de replicación facilitan el diseño de aplicaciones, gracias a que ofrece una disponibilidad elevada y permite usar un solo conjunto de API, con independencia del punto en el que se almacenan los datos.

Fuente info
Autor: Celia Valdeolmillos