Las crisis provocada por la escasez de semiconductores está provocando que las empresas dedicadas a su fabricación estén tomando todo tipo de medidas no solo para evitar que una vez termine vuelva a suceder, como la construcción de fabricas nuevas repartidas por todo el mundo. También las están tomando para aumentar su capacidad de fabricación actual de chips.

Para muestra, la inversión que van a hacer este año en maquinaria para fabricar chips, que va a registrar un nivel récord. Así, la inversión en equipamiento para las plantas de fabricación de chips subirá un 20% este año hasta los 109.000 millones de dólares. Así está reflejado en el informe World Fab Forecast, elaborado por el grupo del sector de los semiconductores Semi.

La inversión en maquinaria para fabricar chips ha subido de manera más que notable en los últimos años. Así, en 2019, las fabricantes de semiconductores invirtieron en su compra algo menos de la mitad de lo que van a gastar este año: 55.000 millones de dólares. Eso sí, Semi espera que el crecimiento de la inversión en este campo se estabilice en 2023.

Se espera que la inversión actual se traslade a un aumento de la capacidad de producción de chips en un 8% en 2022. Este crecimiento se suma al 7% que ya mejoró en 2021. Si todo sale según las previsiones, en 2023 subirá otro 6%.

Las compañías con fábricas de chips, entre las que están TSMC, Samsung y Globalfoundries, se quedarán con aproximadamente el 53% del equipamiento de fabricación industrial en 2022 y 2023. En cuanto a los fabricantes de memoria, como Micron y SK Hynix, se quedarán con un 33% en 2022 y un 34% en 2023. Semi estima que los sectores de la memoria y de fabricación de otros chips sean los que más mejoren su capacidad este año.

Con estos datos no es extraño que Taiwan esté a la cabeza de las listas de empresas que invertirán en equipamiento de fabricación este año. Semi apunta a que Taiwan aumentará la inversión en equipamiento para fábricas de chips un 52%, hasta los 34.000 millones. Acaparará por tanto un 31% de la inversión total esperada para 2022.

En segundo puesto en esta lista está Corea del Sur, la sede de compañías como Samsung y SK Hynix. Se espera que el país aumente este año su inversión en equipos un 7%, hasta los 25.500 millones de dólares, un 23% del total de 2022. Mientras tanto, en China bajará la inversión en equipos un 14%, hasta los 17.000 millones de dólares. Es un 16% del total.

Europa y Oriente Medio también aumentarán su inversión en equipamiento. Pero en esta región la subida va a ser estratosférica: un 176%, hasta los 9.3000 millones. Esto se debe a que hasta no hace mucho, en EMEA dependían mucho de las fábricas de chips de la región asiática, pero desde hace unos años están intentando aumentar su capacidad de producción en la región para reducir su dependencia de Asia. En total, en 2022 invertirán un 9% del total. Mientras tanto, en el continente americano mejorará la inversión en equipamiento para fabricar chips un 19% hasta los 8.200 millones, un 8% del total para 2022.

Según SMI, en 2023, América planea crecer en inversión en equipamiento para fábricas de chips un 13% hasta los 9.300 millones de dólares. Ese mismo año, Taiwan, Corea del Sur, y en general, en el Sudeste de Asia, esperan hacer inversiones record en maquinaria para fabricar chips.

Fuente info
Autor: Celia Valdeolmillos