Anteriormente, ya hablamos de las aplicaciones que enriquecen el proceso de enseñanza y el aula virtual. Un espacio al que ahora se le da la importancia que no tenía y el cual se usa más que antes, a pesar de que lleva bastantes años formando parte de la educación. Pero ¿qué es lo deberíamos conocer más sobre esta tecnología para educar?

El aula virtual de los centros, fortalezas y debilidades

El aula virtual de centro, como explicábamos en La tele-educación a raíz de la pandemia, es un espacio en que cada asignatura puede colgar distintos materiales a los que el alumnado tenga acceso. Sus fortalezas son la posibilidad de comunicarse directamente con el docente, poder enviar los trabajos realizados a través de la plataforma y tener siempre acceso a apuntes, PowerPoint, etc.

Sin embargo, el aula virtual de los centros también muestra algunas debilidades. Por ejemplo, hay más dificultades para motivar al alumnado a través de las pantallas, el aula de centro no es demasiado intuitiva (presenta un diseño anticuado) y los profesores no están preparados todavía al 100% para trabajar con este recurso.

¿Cómo sacarle el máximo partido al aula virtual?

Sacarle el máximo partido al aula virtual no es difícil. Un ejemplo lo tenemos si trabajamos con Teams. Durante la Covid-19, su uso llegó a alcanzar los 250 millones de usuarios activos, por lo que fue una herramienta muy útil. Incorporarla al aula virtual puede ayudar a personalizarla, a hacerla más atractiva para el alumnado, a recoger la propia trazabilidad de cada estudiante, entre mucho más.

Pero, hay otras formas de sacarle partido al aula virtual gracias a los recursos que vamos a ver a continuación. No obstante, la mejor manera es formarse para hacer un uso más activo del aula virtual y usarla combinándola con la educación presencial. Alternando trabajos escritos a mano con trabajos enviados a través del aula virtual, incluso, se pueden realizar resúmenes a partir de los apuntes colgados ahí.

Recursos para el aula virtual

Entre los numerosos recursos que ofrece el aula virtual, nosotros vamos a destacar cuatro de ellos. Algunos no los han utilizado nunca los docentes, por lo que quizás sea el momento de empezar a probarlos. Estas son algunas opciones.

Vídeos explicativos

Los vídeos explicativos funcionan muy bien, solo hay que ver el éxito que tienen cuando lo usan las empresas para hacer marketing. Los elementos visuales llaman la atención, enganchan y son una excelente herramienta que ofrecerle al alumnado.

Mapas conceptuales

Otro tipo de recursos del aula virtual son los mapas conceptuales. Gracias a ellos, el alumnado puede interiorizar los conceptos, organizar la información y aprender mejor. De nuevo, estamos ante un elemento visual que motiva.

Presentaciones

Las presentaciones también deben formar parte de la información con la que pueden contar los alumnos para estudiar, comprender mejor los conceptos, etc. El uso de PowerPoint o Prezi permite crear presentaciones muy originales.

Foros de debate

Un último recurso pueden ser los foros de debate. En ellos, el docente puede generar interés por un tema concreto, valorar la participación de los estudiantes e, incluso, permitir que puedan hacer sus preguntas para que todos conozcan las respuestas.

Herramientas tecnológicas que favorecen la educación

Para poder usar el aula virtual, hace falta un equipo específico que permita descargar el material y visualizarlo. Según EpData, más de la mitad de los jóvenes disponen de una tablet y un 76% de un ordenador portátil, especialmente los Chromebook que son pequeños, manejables y sus ventas desde 2021 se han disparado.

Asimismo, otra herramienta tecnológica es el uso del Windows 10S. Se trata de un sistema operativo dirigido a estudiantes que evita descargas de malware que pueda infectar el dispositivo. Por tanto, es un buen aliado al trabajar con la tecnología.

Con todo, las pizarras digitales también son indispensables, ya que es un dispositivo sencillo, interactivo y que permite la elaboración conjunta de tareas. No obstante, varias noticias han alertado de que solo un 15% de las aulas cuentan con este sistema de telepresencia, lo que preocupa sobremanera.

La tecnología para educar es ahora una realidad palpable, mucho más de lo que lo había sido antes de la Covid-19. A pesar de la tecnología EdTech, de la que hablamos en la parte dos de este número de artículos especiales, y de todos los cambios que se han producido en el corto plazo, las expectativas giran en torno a las aulas interactivas e inmersivas donde el alumnado tome un papel activo en su educación.

Fuente info
Autor: Sergio Delgado