Las empresas requieren de precisión a la hora de presentar sus productos, ofreciendo soluciones adecuadas a cada cliente. Es aquí donde entra la labor del CRM, analizando el mercado y ampliando las posibilidades de venta de tu compañía. No obstante, como todo en la industria, estos pueden quedar obsoletos, por lo que traemos algunos de los principales errores que deben hacerte cambiar de CRM.

Intensificación de problemas técnicos

Uno de los grandes problemas a la hora de decantarte por cambiar tu sistema CRM, son indudablemente los fallos técnicos; cuyas apariciones alejan a la plataforma sin cumplir su objetivo, que es optimizar las ventas y personalizar campañas que llamen la atención dentro del mercado. En este sentido, recabando datos de cada posible comprador, entonces, ¿qué sucede cuando el CRM no puede reunir la información correctamente?

Esto trae como consecuencia una disminución en el rendimiento general del equipo o de tu empresa, debido a su comportamiento impredecible y errático; lo cual incluso se agrava cuando el soporte técnico no ofrece soluciones rápidas. De esta forma, poco a poco se convierte en un problema mayor e incluso puede conllevar quejas por parte de tus actuales clientes.

¿Atiende realmente las necesidades de tu negocio?

Pueda que el sistema CRM te fue ofrecido como uno de los mejores del mercado, y que de hecho así lo sea. Pero esto no significa que sea justo el que necesita tu negocio. Debes tomar en cuenta que los procesos de verdad se ajusten a la naturaleza de tu negocio; que de verdad de respuesta a tus necesidades y que simplemente te sientas cómo usándolo. De lo contrario, verás cambiar a uno que sí se adapte.

Coste de eventualidades

¿Qué ha ocurrido cuando necesitas cubrir alguna eventualidad? ¿El coste ha sido muy elevado? Es un dato para considerar. Quizás tu empresa o negocio no esté preparado todavía para afrontar retos que supongan gastos no previstos o esfuerzos que se supone no debes realizar. Los errores en los CRM se pueden traducir en pérdidas, de modo que debes analizar si te conviene seguir con el mismo o cambiarlo.

Poca capacidad de integración con otros sistemas

Además de los fallos técnicos, otra señal de que tu CRM está quedando obsoleto, es la falta de implementación con otras herramientas. Está claro que la plataforma funciona bien por sí sola –o al menos lo hacía en su momento–; pero existe margen de mejorar y sacar su mayor provecho. Aquello que solo se logra mediante la integración de otras soluciones, automatizando procesos y mejorando el rendimiento general de tu compañía.

De lo contrario, poco a poco te posicionas por detrás de tu competencia, quienes ya cuentan con herramientas como la automatización de mercadotecnia y analítica de negocio. Lo que se traduce en una mayor presencia en redes sociales y otros medios. Mientras que tu negocio se verá limitado debido a las escasas capacidades de tu CRM actual.

Uso ineficiente de la información

En este punto, queda claro que el CRM debe garantizar relaciones sólidas con nuestros clientes. Esto se logra cada vez que uno de ellos interactúa con alguno de nuestros productos; mediante la recaudación de datos perfectamente ordenados y a la mano de nuestros empleados. De esta manera, permitiéndote identificar las necesidades e intereses de tu mercado objetivo.

Por este motivo, uno de los errores que destacan la necesidad de cambiar de CRM, es que tu herramienta sea incapaz de brindar dicha información. Básicamente, no logra ofrecer resultados. Por lo cual, cambiarte a otro sistema CRM mejorará la capacidad de análisis del mercado, así como tu precisión a la hora de marcar objetivos para la compañía.

No puedes identificar tus clientes potenciales

De esa interacción que mencionamos hay dos vertientes: determinar cuáles son los mejores clientes y cuál es la intención de compra de los usuarios. Ambos datos tienen un mismo fin y es el de mostrar ofertas personalizadas. El CRM debe recopilar tal información para que sepas cómo retener a tus clientes, haciendo que compren más. Si no lo hace, es uno de los errores que harán una diferencia en tus finanzas.

Información desactualizada

No importa si en alguna ocasión tu sistema CRM guardó de forma eficiente los datos de tus clientes. En tanto no estén actualizados será uno de esos errores que no te permitirá tomar decisiones acertadas. La información desactualizada no permitirá que puedas dar respuesta a las necesidades reales de tus clientes, lo que podría hacer que “huyan” con la competencia.

Si crees que todos o la mayoría de estos errores son justos lo que experimentas con tu CRM, entonces debes pensar en cambiarlo. Mientras más tardes en tomar la decisión, más daño puede hacerle a tu negocio. Recuerda que el tiempo es crucial para posicionar tu empresa y conseguir tus objetivos. Porque, mientras tú esperas por “una señal” tu competencia sí está ejecutando sus decisiones.

Fuente info
Autor: Sergio Delgado