Los criptomineros tienen otra preocupación en ciertas regiones estadounidenses, aparte de la cotización del bitcoin y la tormenta que está atravesando el sector de las criptomonedas: el calor. En concreto, el que hace en Texas. En este estado, las temperaturas van a superar los 40 grados esta semana, y al parecer, el sistema eléctrico del estado no está en las mejores condiciones para soportar tanto calor. Por eso, según The Verge, sus responsables han pedido por favor a los grandes usuarios de energía que por favor dejen libre el sistema cuando se dispare el consumo. Esto es, en las horas de más calor.

Uno de estos grandes usuarios de electricidad es, por supuesto, el sector del minado de criptomonedas. Y low principales criptomineros del estado han decidido apagar sus sistemas para que el suministro eléctrico en el estado no peligre. El Consejo de Blockchain de Texas, que representa a unos 40 miembros y a varias empresas de criptomonedas, ha decidido apagar sus sistemas unos días, aunque solo liberarán alrededor del 1% de la capacidad de la Red de Texas.

El Presidente del Congreso, Lee Bratcher, ha manifestado que estaban intentando ser buenos ciudadanos. Pero también que dado que los precios de la energía se disparan cuando hay una demanda elevada de electricidad, tienen incentivos para reducir su actividad en las etapas en las que se produce esta demanda elevada. En cuanto a Riot blockchain, los mayores criptomineros del estado, van a reducir el consumo mientras sea necesario para mantener la red estabilizada.

Texas se encuentra en la actualidad atravesando una ola de calor que comenzó a principios de julio y se espera que dure más allá de esta semana, con temperaturas de unos 40 grados o superiores, que están batiendo varios records de calor en el estado.

El pasado lunes, el Consejo de fiabilidad eléctrica de Texas, conocido como Ercot, pidió a los residentes y a las empresas que intentasen gastar algo menos de electricidad en las horas pico, aludiendo al récord de demanda de electricidad, porque el hongo de calor que cubre a Texas también ha dejado fuera de juego a la mayoría de generadores de energía eólica de los que depende el estado, que ahora solo cuenta con la energía que puede generar a partir de los paneles solares que tiene.

Pero esta reducción de consumo puntual de los criptomineros no tiene nada que ver con su consumo habitual, que de hecho Ercot espera que aumente hasta 6 gigawatios para mediados de 2023. Un nivel de consumo equivalente al de la suma de todas las viviendas de Houston. Por ahora, en Ercot aseguran que tienen generación de energía suficiente para cubrir la demanda, aunque lo cierto es que no hay que olvidar que se trata de una red que ha fallado varias veces en sus previsiones, lo que ha llevado a fallos.

Haya suficiente energía o no, las operaciones de criptominado se han multiplicado en el estado, gracias a los incentivos de legisladores que están a favor de las criptomonedas y a una infraestructura de energía que no está regulada. Algo que sucede cada vez en menos estados, que se muestran progresivamente más reacios a permitir estas operaciones.

De hecho, Nueva York está cerca de emitir una moratoria parcial sobre su actividad, y China ya las ha declarado ilegales. Irán les ha cortado la luz, y Kazajastán ya ha tenido problemas para soportar a la vez la demanda de energía de los criptomineros y calentar las viviendas de sus ciudadanos durante el invierno, que suele ser muy frío. Por todo esto, los criptomineros de Texas tienen todo tipo de razones para llevarse bien con Ercot y seguir disfrutando del estatus que tienen en el estado.

Fuente info
Autor: Celia Valdeolmillos