Cuantas más cargas de trabajo se migran a la nube, más complicado resulta para las compañías el poder predecir sus costes, especialmente cuando se mueven en entornos de multi-cloud.

Y aunque es cierto que compañías como AWS, Microsoft o Google facilitan a las empresas el no tener que hacer nuevas y costosas inversiones en hardware, también lo es que sin un análisis continuo del coste que conlleva trabajar en la nube, este se puede disparar.

En este sentido, el uso de algunos recursos cloud como la computación de alto rendimiento y múltiples CPUs, o los repositorios de almacenamiento de grandes volúmenes pueden hacer que la tarifa que tengamos que pagar suba con bastante rapidez.

Por otro lado, también es cierto que para determinados servicios los precios cambian con rapidez y pueden ir a la baja y algunos proveedores ofrecen tarifas especiales como el no cobrar la transferencias de datos entrantes o salientes a su cloud. A esto hay que añadir que a medida que se presentan nuevos servicios cloud, entender la implicación que van a tener sobre el precio final y qué servicio nos conviene escoger para pagar lo menos posible obteniendo un nivel óptimo, puede ser realmente farragoso.

No es de extrañar por lo tanto, que cada vez sean más las aplicaciones, servicios e incluso consultoras que ofrecen a las empresas herramientas que les permiten analizar sus costes, optimizarlos en consecuencia y ofrecerles alternativas si detectan que se está pagando mucho más de lo que deberían. En este espacio las compañías cuentan con algunas alternativas que desde ya, pueden tomar en cuenta.

Herramientas para AWS

De todos los vendors de cloud pública, probablemente AWS es el que ofrece más recursos a las empresas que no quieren perder de vista sus costes. Lo hace principalmente con AWS Cost Explorer, una herramienta que ofrece una enorme cantidad de datos a analizar y que pone en manos de la empresa el tomar una decisión informada.

Recomendamos tomar esa decisión una vez hayamos consultado su sección «Cost and Usage Report», en la que nos detallan exactamente cómo entender cada uno de los informes que nos entregan. Otra aplicación muy útil es «AWS Cost Anomaly Detection» que ayuda a las compañías a detectar patrones extraños de gasto.

Si somos usuarios intensivos de los servicios de AWS, puede que también nos interese explorar opciones como «AWS Trusted Advisor», «AWS CloudWatch» o «S3 Analytics». Finalmente, compañías como Qualys también ofrecen herramientas independientes para controlar el gasto en AWS, como puede ser el caso de «TotalCloud»

Herramientas multi-cloud

Si controlar el gasto en un único proveedor cloud puede ser complicado, al intentar hacerlo en entornos multicloud, la complejidad se multiplica. En este espacio hay unas cuantas herramientas que vienen al rescate. La mayoría de las mismas parten de un suelo similar: uso de CPU, disco y memoria. Y a partir de ahí, cada una tiene sus propias particularidades. Dicho lo cual, estas son algunas de las más interesantes.

  • Apptio Cloudability ofrece planificadores de instancias de reserva y análisis de dimensionamiento correcto. Apptio compró Cloudability en 2019 y tiene otras herramientas de optimización en su cartera.
  • Cloudorado.com compara 11 proveedores de servidores en la nube, computación y almacenamiento (incluidos los tres grandes) y normaliza la CPU con la ECU de AWS como forma de comparar la potencia de la CPU entre los proveedores de servicios. Si estableces tus parámetros de RAM, almacenamiento, CPU y tipos de SO, te muestra el coste mensual total y puedes profundizar en los detalles de cada proveedor. El servicio es gratuito (los proveedores pagan por figurar en la lista) y depende de la empresa el optimizar tus propios gastos y conseguir que los parámetros sean precisos.
  • Densify ofrece buen número de herramientas de optimización de recursos, junto con el costo de PaaS para los tres grandes más VMware, Openshift y Kubernetes.
  • Harness cubre los tres players, así como Kubernetes. Tiene mucho más que funciones de análisis de costes y está diseñado para ser utilizado en entornos de entrega continua de software. Hay un plan de código abierto y otro gratuito para siempre (para hasta cinco servicios).
  • NetApp dispone de diferentes herramientas para los tres grandes, como Spot.io y CloudCheckr, que forman parte de su plataforma de análisis más amplia.
  • Virtana Cloud Cost Management solía llamarse Metricly CloudWisdom. Cubre AWS y Azure solamente, hay una prueba gratuita para siempre para un solo recurso. Puede ser un punto de partida para instalaciones cloud pequeñas y para iniciarse en este terreno.

Consultoras cloud

Para muchas empresas el delegar el análisis de costes en una consultora cloud puede ser más interesante, toda vez que cuenta con profesionales especializados precisamente en este terreno y que pueden realmente ayudar a las compañías a ahorrar dinero a cambio de una pequeña tarifa. Algunas de las que destacan en este campo a nivel internacional son las siguientes:

  • Cloudsaver.com es sólo para AWS. La empresa afirma que sus consultores utilizan un conjunto propio de más de 30 herramientas de optimización de la nube para ayudar a ahorrar dinero a sus clientes.
  • Cloud Custodian tiene reglas YAML de código abierto que pueden ayudar a las empresas a establecer varios parámetros de ejecución para ahorrar dinero en sus facturas de las tres grandes nubes.
  • Flexera One es una oferta de servicio completo para los tres grandes y VMware que incluye el cálculo de costes y la optimización, pero también pueden analizar las facturas de otros proveedores.
  • CloudZero tiene su propia herramienta de análisis de costes que también soporta Kubernetes y se integra con Snowflake.
  • Opsani forma ahora parte de Cisco y su plataforma AppDynamics y optimiza de forma continua el tiempo de ejecución de la nube en los tres grandes, Kubernetes y otras nubes. Hay planes disponibles para la optimización de la CPU y la memoria, o para una integración más profunda con marcos como CloudBees y Github.

Como podéis ver, ahorrar costes en cloud no solo es posible sino que hay una gran cantidad de herramientas y opciones que pueden ayudar a conseguir que esas facturas «disparadas» que en alguna ocasión hayamos tenido que pagar a causa de nuestra inexperiencia, sean cosa del pasado.

Fuente info
Autor: Rodolfo de Juana