La ciberseguridad ha saltado al primer plano de la actualidad tras los recientes ataques a dos gigantes de la industria del juego en Las Vegas. ¿Son realmente seguros los casinos?

El ataque a MGM Resorts comenzó un domingo y tuvo un impacto inmediato y generalizado. Los sistemas de reserva en línea se volvieron inaccesibles, y en el interior de los casinos, las máquinas tragamonedas se apagaron, dejando a los jugadores desconcertados. Las tarjetas de acceso a las habitaciones del hotel dejaron de funcionar, lo que generó largas colas en la recepción y cancelaciones de última hora. La empresa ofreció cancelaciones sin penalización hasta el 17 de septiembre, pero no proporcionó detalles sobre qué información se había visto comprometida.

Caesars Entertainment también sufrió un ataque, aunque con efectos menos visibles en sus operaciones diarias. Sin embargo, la empresa no pudo garantizar la seguridad de los datos personales de sus clientes, lo que plantea serias preocupaciones sobre el riesgo de robo de identidad y fraudes financieros. Un grupo de hackers se atribuyó la responsabilidad del ataque y exigió un rescate de 30 millones de euros, aunque no se ha confirmado si la empresa accedió a pagar.

Estos ataques han roto la imagen pública de los casinos como fortalezas inexpugnables. A pesar de las medidas de seguridad de alta tecnología, los sistemas no son infalibles.

Los expertos apuntan a la vulnerabilidad humana como el eslabón más débil en la cadena de seguridad. Tácticas como el phishing son a menudo el método de entrada para estos ciberdelincuentes.

Tras los ataques, se ha iniciado una investigación del FBI y ambas empresas están revisando sus protocolos de seguridad. Los clientes afectados han tenido que tomar medidas adicionales, como la monitorización de crédito, para protegerse.

Estos incidentes subrayan la necesidad de un enfoque más robusto y dinámico hacia la ciberseguridad en la industria del juego. No se trata solo de tecnología, sino también de educación y formación en seguridad para el personal y los clientes.

Palabras clave:

Más información en Bloomberg

Fuente info
Autor: Juan Diego Polo