Alibaba Cloud y Deloitte China se han aliado para poner en marcha unas instalaciones centradas en el desarrollo de aplicaciones para el sector de la automoción. En conceto, para vehículos autónomos. Este nuevo centro tiene la intención de abordar un sector que, según todos los pronósticos, será el punto en el que se sitúe la mayor industria de vehículo autónomo para 2035.

Se llamará Centro Deloitte-Alibaba Cloud Auto Industry, y se encargará del desarrollo, entre otras aplicaciones, de conducción autónoma, manufactura inteligente y marketing digital. Contará con el apoyo del equipo de servicios cloud de automoción de Deloitte China, especializado en productos y servicios que cubren la cadena de suministro digital, la conectividad de red inteligente y la ciberseguridad. También utilizará los recursos de computación en la nube de Alibaba de Inteligencia Artificial y redes. Ambas empresas han señalado que con su acuerdo esperan facilitar el despliegue en la nube y los esfuerzos de digitalización del sector de automoción.

Según el Responsable del sector de automoción de Deloitte China, Andy Zhou, y los datos de la consultora, está previsto que China sea el principal mercado de vehículos o coches autónomos en 2035, con más de 5,7 millones de vehículos sin conductor. Una cifra notable, si se tiene en cuenta que para 2030 se espera que haya 82,5 millones de vehículos autónomos en todo el mundo. Zhou ha señalado que «el sector de la conducción autónoma en China está liderando una nueva era impulsada por la competición tecnológica, la ecología, las percepciones del consumidor y las regulaciones«.

En la actualidad, Alibaba ofrece servicios cloud a más del 70% del sector de la automoción de China, según Li Qiang, Responsable del sector de vehículos de la compañía, que ha manifestado que «a medida que los vehículos definidos por software se vuelven más populares, confiamos en dar más soporte a la ruta de digitalización de más empresas y, con el tiempo, se nativos cloud para aprovechar las ventajas de la digitalización completa de toda la cadena de valor de los vehículos«.

China anunció hace solo unos días su primera propuesta de normas sobre el despliegue de vehículos de transporte público autónomos. Entre ellos los autobuses de sus sistema de tránsito de autobús rápido (Bus Rapid Transit). Clasifican a este tipo de vehículos en tres grupos principales en función de su capacidad de autonomía, y permitirán a los vehículos autónomos facilitar servicios de taxi en escenarios controlables. Además, ofrecen un punto de referencia a entidades locales.

Fuente info
Autor: Celia Valdeolmillos